Realiza una Búsqueda

Halloween Shot by Jesús del Pozo

Este perfume del año 2016 se agrega a la serie de versiones que han sido preparadas a partir de Halloween de 1997 y que en esta ocasión aparece en compañía de una edición masculina derivada de Halloween Man, ambas llevando el nombre Shot como referencia a un tiro de billar o pool que juegan un hombre y una mujer, donde el aroma plantea las reglas de un juego de seducción. El envase repite la forma de botella del primer Halloween de líneas cilíndricas que se curvan hacia la zona del spray recordando la silueta de una jaula de pájaros, destacando un vidrio en color morado intenso y opaco con el borde inferior y el tapón teniendo un acabado en dorado. En el sitio de Halloween Parfums señalan el uso de las siguientes notas principales: brotes de violeta, caramelo, vainilla y pachulí.

En partida la fragancia presenta una veta principal verde de aspecto alimonado y fresco que está montada sobre una base de caramelo, agregando a 5 minutos vetas rojas complementarias todavía indefinidas pero que van por el lado frutal, colocando en paralelo una veta de peras que se independiza del resto de las notas sin afectar al centro de limón verde, surgiendo a 10 minutos apariciones de granos de tonka como el origen de los frutales rojos y rasgos extras de flores polvosas que van de peonías a fresias con un brillo particular de anís asociado a violetas que ocurre a los 15 minutos, mostrando a los 20 minutos un acabado de resinas licorosas que se cruzan con los granos de tonka donde las violetas pasan a iris conservando la base de caramelo que se vuelve más azucarada. En fase media a los 30 minutos el perfume continúa con una línea de caramelo más fresco, similar al usado como aromatizante de té, variando parte del dulzor hacia vainillas azucaradas con madera que superan la nota de grano de tonka, ocurriendo a 1 hora impresiones de bronceador mezcladas con flores amarillas tropicales al frangipani con jazmín. A las 2 horas se siente un alza de la nota de jazmín en un formato amielado al polen y levemente sintético como en Imagina de Ágatha Ruiz de la Prada, incluyendo puntos plásticos de flor de azahar y alimonados en descenso, con el punto de caramelo aligerándose en la base pero manteniéndose presente, elevando a las 3 horas una flor de azahar apagada y menos plástica que aparece solapada por jazmín y azucarados de fruta roja ligera que se focalizan en una frambuesa no ácida y con apariencia floral, desviándose a las 4 horas las frambuesas hacia algodón de azúcar con peonías sobre una base que se inclina a iris terroso con rasgos de pachulí. A las 6 horas la fragancia muestra una mayor cercanía con tonos de pachulí que absorben las vetas de caramelo, sosteniendo la línea de azucarado que se siente más atacada y ácida con una idea plástica levemente sintética que apunta a frutillas o fresas y flor de azahar con una posibilidad de acuáticos al lichís, teniendo a 9 horas el aroma una inclinación hacia tonos dulces acaramelados en grano de tonka sobre una base grasa de iris, volviendo a las 12 horas los tonos azucarados en torno a violetas con un dejo de granos de tonka que aportan una impresión de licor adicional, incluyendo insinuaciones de almendras dentro del punto de caramelo. En fase final a las 24 horas la fragancia se apega a un hilo central de caramelo con interferencia de frutos rojos más oscuros que todavía contienen frambuesas pero que también pasan hacia el lado de las moras, con las violetas bajando al fondo con aportes frescos cercanos a peonias.

El perfume combina una línea azucarada con aportes de licor sobre una base de violetas que es la que crea la asociación con la serie Halloween, incluyendo matices tibios que tienen mayor soltura de uso a nivel de diario en el invierno y teniendo algunos momentos de relajo con menores dosis en primaveras y veranos bajo techo, apartándose de la realización de actividades deportivas. En oficina el aroma posee personalidad siguiendo un perfil que busca mostrarse de una manera independiente y posiblemente no autoritaria ni buscando trabajar en equipo, cubriendo los segmentos semiformales atemporales e informales en invierno con un efecto memoria bueno al momento de presentar la impresión de licor. En el escenario nocturno el perfume muestra una mayor soltura de uso, con el punto de licor asociándose a fiestas de aspecto pulcro con un aire sofisticado en reuniones semiformales, faltándole algo de complejidad y una personalidad menos irreverente en el caso formal. En lo romántico la mezcla aromática se siente potente y algo intimidante a corta distancia, presentándose como un perfume para destacar a distancia y para disfrutar de manera personal. Rango de edad entre 25 y 60 años.