Realiza una Búsqueda

Rue la Boétie by Molyneux

Esta fragancia del año 2014 se agrega a la serie de perfumes de la marca francesa Molyneux, alejándose de la línea de las ediciones basadas en Quartz para hombre y mujer, con el nombre de este perfume haciendo homenaje a la calle donde el diseñador irlandés Edward Molyneux realizaba los bosquejos de sus colecciones de vestuario en París. El envase considera un diseño de botella casi cúbico con bordes de vidrio grueso que se adelgazan en la parte superior consiguiendo que el líquido rosado en su interior presente una forma más cercana a lo triangular, agregando un tapón esférico con anillos dorados en la zona del cuello. En la página de Parfums Molyneux solo describen generalmente el concepto tras la fragancia, sin mencionar sus notas aromáticas.

En partida la fragancia presenta un tono cercano al especiado donde se distingue al fondo un floral tipo iris solapado, siendo acompañado a los 5 minutos por capas de tallos de rosas que crean una variante ligera del iris hacia rosas oscuras con sensaciones de baja definición de moras, estableciendo sobre los 10 minutos una nota de almendras que ronda una esencia de amaretto que complementa al iris rebajando la mayoría de los aportes secundarios y manteniendo una estabilidad en estas 2 notas hasta los 20 minutos. En fase media a los 30 minutos el punto de almendras baja permitiendo un repunte del iris que cambia parte del amaretto por ámbar y polen de jazmín con aproximaciones a miel de madreselvas, con el iris incluyendo referencias más frías a jazmín con violetas y un aire a regaliz que recuerdan el enfoque del primer perfume de Lolita Lempicka pero más atalcado y con mayor proporción de granos de tonka derivado del ámbar y la impresión de miel. A partir de las 2 horas el perfume tiende hacia un enfoque de fragancia antigua basada en jazmín y violetas atalcadas dulces donde el iris tiene una menor presencia, bajando el aporte del grano de tonka y pasando a madera seca, con dulzores que no llegan al nivel frutal pero que se inclinan a nuevas flores que derivan de las violetas y rondan las rosas de jardín amieladas, sintiéndose un hilo verde de picor ligero que va por musgo, afinando a las 3 horas la sensación de una rosa estática y polvosa menos dulce que incluso abre las violetas hacia lavanda masculina teniendo todavía algunos puntos comunes con Lolita Lempicka al fondo pero con una capa principal más silvestre, tendiendo con más notoriedad a madera y tallos de flores a las 4 horas e incluyendo una traza de sándalo, musgo o pachulí oscuro que se asemeja a chocolate pero sin apuntar al lado confitado, insinuando retornos de esencia de amaretto. Sobre las 6 horas la fragancia vuelve a una línea de violetas acuáticas que se combina con ámbar y verdes de la familia del vetiver con características de pimienta rosada, con el iris creando impresiones tenues que se confunden con enebro y menta volviendo por momentos a la idea de un aroma más masculino y silvestre de lavanda perdiendo de paso el aporte de las rosas, incluyendo trazas de algas como derivado del iris a las 9 horas y descomponiendo el tono de amaretto en anís con madera, mostrando a las 12 horas un acabado dominante de lavanda fresca unisex que incluye resinas más aromáticas de ládano y de la familia del opoponax con un punto discreto de anís muy limpio que contiene aires de violetas. En fase final a las 24 horas el perfume reduce su intensidad rebajando a un mínimo el grupo floral y sosteniéndose en resinas tibias con un aporte de especiado al anís que conserva referencias a lavanda, dando la idea de inciensos frescos no quemados en la base.

El perfume gira en torno a un centro de violetas que presenta una gama amplia de personalidades, comenzando de manera clásica en el uso de iris y luego volviéndose más juvenil al tener puntos similares a Lolita Lempicka, retornando al final a un estilo más tradicional que incluye rasgos silvestres y que a nivel de diario se siente mejor usado en épocas veraniegas y primaverales de interiores sin exponerse a pleno sol, y por estilo sin apegarse a un enfoque deportivo. En oficina la fragancia mantiene un desplante discreto con brillos ocasionales empáticos de almendras y amaretto y con un manejo de la nota de iris que consigue un buen efecto memoria a corta distancia, favoreciendo relaciones con colegas más que presentaciones o reuniones con un orador central al no tener una densidad suficiente que se perciba en un salón sin recurrir a sobreaplicaciones. A nivel nocturno el aroma se siente calmado, inclinándose hacia reuniones con amigos en lugares limpios, en casa o para salir a cenar bajo un perfil semiformal, con una posibilidad de uso adolescente durante su punto medio pero perdiendo dinamismo en ocasiones cuando recuerda a un perfume antiguo al jazmín, perdiendo desplante y sintiéndose simple en el caso formal. En lo romántico el perfume tiene momentos gratos y acogedores que son apreciados de mejor forma por una pareja conocida. Rango de edad entre 20 y 60 años.

L'Eau d'Issey Lotus by Issey Miyake

Este perfume de inicios del 2014 es parte de la edición limitada de verano que lanza de manera anual la marca del diseñador japonés Issey Miyake y que se basa en los clásicos de hombre y mujer de L'Eau d'Issey de la década del noventa, conservando la tendencia de agregar cada año una nueva nota que cambia el enfoque de la fórmula original y que en esta ocasión resalta la nota inicial característica: el yuzú en la versión masculina y la flor de loto en la femenina. El envase conserva el diseño de botella planteado en la primera versión de L'Eau d'Issey, con un frasco cónico donde el tapón contiene en su extremo una pequeña esfera, usando un vidrio esmerilado que deja ver un líquido de tonalidad verde. En el sitio de Issey Miyake no aparecen referencias a esta edición limitada, sin que se cuente con un listado detallado de sus notas aromáticas.

En partida el perfume destaca por un aroma de rosas de jardín de aspecto silvestre montado sobre el tono seco característico de loto de L'Eau d'Issey en su versión original, con inclusiones de pimienta rosada intercaladas que van por la idea de tallos de rosas, adquiriendo a partir de los 10 minutos un matiz más frío que suma una idea de agua de violetas a la mezcla anterior que presenta pocas variantes y que incluye un dejo alimonado, llegando a los 20 minutos a una impresión de flor todavía silvestre e intensa pero mucho más neutra, cercana a polvosos de jazmín con fresias y que da la idea de una nota de loto concentrada. En fase media a los 30 minutos el punto tipo flor de loto se sostiene, agregando un alimonado de origen floral que recuerda a fresias más que a lirios del valle y que inclinan la fragancia hacia un acabado de agua floral y reduciendo el aporte de violetas frías, manteniendo en la base el aroma tipo granos de cereal que se abren a madera seca, mostrando al cabo de 1 hora una inclinación hacia musk que difiere del enfoque más elegante de la primera edición de L'Eau d'Issey y manteniendo una nota intensa más seca y veraniega que contiene interferencias similares al punto húmedo de una nota de manzana verde de perfumería. Al entrar en las 2 horas de aplicado la fragancia pierde parte del dulzor de rosas volviendo a los tonos secos y limpios del primer L'Eau d'Issey, destacando un floral alimonado más tosco que una fresia y que contiene porciones de violetas que se abren a lirios del valle con un dejo a guisante de olor que tiende a bergamota, enfocándose a las 3 horas en una peonía blanca sin rasgos frutales y que privilegia un tono seco y limpio de aspecto más femenino y que posee un un apego más marcado hacia la versión original, teniendo una integración similar con el loto en tonos de cereal aunque con un formato de agua extra diferente en este caso, retomando a las 4 horas un aroma de agua de rosas ácidas suaves con un punto dulce de musk y con mayor aportes verdes que combinan jazmín con fresias y limas que se acercan a nerolí, con el loto aislándose en un efecto acuático que contiene al aroma de cereales. Sobre las 6 horas el perfume presenta repuntes en la idea de rosas más rosadas que superan a las peonías blancas teniendo una segunda componente intercalada que va por una madera complementaria al loto que se mantiene potente y se aleja de las líneas acuáticas, teniendo a las 9 horas un ascenso breve de frutos rojos combinados con limón que cambian el seco de loto a madera de tallos, adquiriendo a las 12 horas un formato muy similar al de la versión original de L'Eau d'Issey caracterizado por aromas de semillas y cereales con una flor seca y restos de rosas, diferenciándose en una línea de limón extra muy tenue. En fase final a las 24 horas el perfume recupera el enfoque de un loto acuático mezclado con violetas e iris cercanas a efectos de algas, con un punto frutal perdido de bajo aporte que gira dentro de la familia de las grosellas oscuras como derivada de la rosa y presentando restos verdes que incluyen notas de jazmín y flor de azahar con un vestigio de madera de arbustos o de tallo de rosas.

La fragancia en esta variante limitada presenta una línea fresca que apunta a un uso de diario primaveral y veraniego, destacando un hilo punzante floral que restringe el desenvolverse en climas muy calurosos o demasiado dinámicos como idas a playas o actividades deportivas. En oficina la fragancia se mueve con cautela, requiriendo de bajas aplicaciones y presentando un carácter más independiente y menos social que la versión original, pudiendo molestar o volverse intrusivo en espacios mal ventilados, destacando más como perfume personal e irreverente dentro de grupos de conocidos con los que se está en confianza que como propuesta profesional del reuniones que atrae y consigue ser escuchado, logrando un efecto memoria que está sobre lo mediano. A nivel nocturno la fragancia presenta su mayor potencial en fiestas donde puede superar la contaminación ambiental y mostrarse punzante sin molestar, conservando un aspecto pulcro en fiestas informales y encajando de mejor manera en cenas que en reuniones hogareñas, sintiéndose simple en escenarios formales y de gala. En lo romántico el perfume posee vetas particulares que pueden molestar en ocasiones, destacando como una mejor opción de disfrute personal. Rango de edad entre 25 y 50 años.

L'Eau d'Issey pour Homme Yuzu by Issey Miyake

Esta fragancia del comienzos del 2014 conforma la edición de verano para hombre y mujer que suele preparar la marca Issey Miyake de manera anual para sus perfumes L'Eau d'Issey y L'Eau d'Issey pour Homme, con cada edición destacando un ajuste o rebalanceo de la formula original y que en esta ocasión aumenta la nota principal característica que en la versión masculina es el yuzú. El envase usa la misma botella de la versión original de los años noventa y que se mantiene en cada lanzamiento de verano, teniendo variaciones en el colorido que en este caso aplican un tono verde al vidrio esmerilado junto con un tapón blanco. En el sitio de Issey Miyake no aparecen referencias a esta edición especial, sin que se cuente con un detalles de sus notas.

En partida la fragancia presenta rasgos comunes con la primera versión de L'Eau d'Issey pour Homme de la década del noventa, con un punto ácido de yuzú más notorio que el original y agregando de inmediato una nota de canela que se percibía en etapas posteriores, bajando el punto de yuzú antes de los 5 minutos y reemplazándolo por una veta de albahaca de aspecto silvestre y dominante similar al aroma usado en cocina que se sostiene con muy pocas variaciones hasta los 20 minutos, cruzándose con notas verdes similares de madera que contienen al punto cítrico en un formato de cáscara de lima. En fase media a 30 minutos el perfume rebaja la albahaca con mayores proporciones de lima que retoman la idea de yuzú y pomelo amarillo pero con una acidez mesurada que se apega a sensaciones polvosas ligeramente amargas y metálicas, desarrollando un cuerpo de agua que toma parte de los vestigios de canela llevándolos hacia un especiado del tipo nuez moscada o pimienta rosada, tomando a 1 hora un aspecto más amargo que cruza un yuzú concentrado y punzante con características florales de la familia de la flor de azahar o el lirio del valle junto con un verde de lima que se aproxima a vetiver amaderado. A las 2 horas la fragancia sostiene una línea ácida verde más suave donde destaca una porción de interior de cáscara de naranja o limón junto con maderas inciensadas que se acercan a palisandro o palo santo dentro de un marco de intensidad un poco más baja que la etapa anterior, llegando a las 3 horas con un acercamiento muy próximo a granos de tonka en la madera inciensada que desprende líneas de vainilla como las de un bronceador pero que tienen corta duración y se unen a las 4 horas con aspectos más plásticos de flor de azahar que nivelan la mayoría de los puntos cítricos presentes a cáscaras, conservando referencias ocasionales a palo santo de baja carga resinosa. Al pasar 6 horas de aplicado la fragancia mantiene el aroma de madera inciensada incorporando porciones de resina que se aproximan a ládano más dulce que se mueven a la par con una veta principal de lima de características verdes, insinuando una porción verde de bergamota y abriendo el ládano a las 9 horas a un vetiver fragante que contiene un especiado del tipo jengibre combinado con una línea floral del tipo flor de azahar, llegando a las 12 horas con un acabado de madera más suave que complementa al jengibre y al vetiver, con los grupos cítricos bajando en intensidad y teniendo un aspecto momentáneo más plástico que contiene referencias a resina aromática, con el fondo verde resaltando el picor del jengibre. En fase final al llegar a las 24 horas la fragancia incrementa la sensación de picor especiado dentro de la línea de madera inciensada en torno a jengibre y nuez moscada manteniendo una base menor de alimonado verde y con giros de tonka y vainilla que repiten una referencia vestigial a un bronceador, con la intensidad del perfume bajando y manteniéndose apegada al papel.

La fragancia tiene una evolución lenta que se detiene en etapas, con un alimonado breve mezclado con albahaca que se sostiene en verde y luego consigue un aroma a madera inciensada en su punto medio, conservando una orientación de diario veraniega por la combinación de notas frescas que aguanta un uso deportivo hasta el punto de alza de las maderas. En oficina la fragancia mesura las líneas punzantes del primer L'Eau d'Issey pour Homme, destacando en la etapa breve de albahaca y en el alza de incienso, consiguiendo un buen efecto memoria al presentar un aroma relativamente lineal y con pocas variaciones, apuntando a situaciones semiformales donde se hace sentir de manera no agresiva en grupos de conversación como reuniones de equipo, manteniéndose lejano del segmento de fragancias más corporativas y complejas. A nivel nocturno el aroma destaca en salidas con amigos en ambientes con contaminación, ya sean fiestas o idas a un bar o pub, teniendo algunos momentos punzantes que pueden molestar en casa o interferir con la comida en una cena íntima como poca gente, dando una sensación de agua verde amaderada simple en el caso formal. En lo romántico las alzas de cítricos y maderas pueden descolocar a alguien a corta distancia y no estar alineados con una intención de seducción acogedora, funcionando mejor como fragancia de disfrute personal. Rango de edad entre 25 y 50 años.

Emblem by Montblanc

Este perfume del 2014 se agrega a la línea masculina de fragancias de la marca de artículos de lujo Montblanc, siguiendo a Legend del 2011 el cual ocupaba el mercado desde entonces de manera anual en forma de ediciones especiales, con Emblem tomando su nombre del logo usado por la marca en todos sus productos que consiste en una estrella blanca de 6 puntas redondeadas y que se basa en la vista superior de la nieve de la cima del monte Montblanc. El envase usa una botella opaca de color negro decorada en la parte superior del tapón con el logo de Montblanc, con el perfil del frasco siguiendo la forma de estrella de 6 puntas de este logo. En el sitio de Montblanc destacan para este perfume las siguientes notas: salvia, cardamomo, pomelo, hojas de violetas, canela, madera y granos de tonka.

En partida el perfume presenta un enfoque que combina alimonados con aproximaciones de especiados imprecisos que rondan la canela dejando un aire parecido al de Individuel de la misma marca, presentando a partir de los 5 minutos un comportamiento serio que recuerda porciones de otras fragancias de Montblanc como algunas resinas y maderas de Legend con un punto fresco más alimonado que el de Starwalker, estableciendo a los 15 minutos un desarrollo más notorio de resinas con un dejo frutal cercano a manzana y que se afina en granos de tonka a los 20 minutos. En fase media a 30 minutos el perfume vuelve a evocar tintes de fragancias de la misma marca, con el punto de manzana incluyendo un herbal ligero unido a resinas dulces parecidas a las de Presence, marcando diferencia en una capa floral que ronda un agua de violeta con dejos de iris que se combinan con la tonka y algunas maderas de la familia del sándalo, llegando a 1 hora con un enfoque más oscuro que incluye inciensos como los de Fahrenheit de Dior mezclado con aportes de musgo de bosques. A las 2 horas la fragancia baja el efecto de inciensos oscuros focalizando la madera hacia picores discretos de pimienta que se combinan con vetiver amaderado con bajos aportes verdes y aumentando el dulzor de la resina que bordea el grano de tonka, afinando a las 3 horas el vetiver hacia cardamomo terroso con tintes de canela mientras el grano de tonka adquiere matices más frutales de damascos y duraznos maduros, agregando un punto de lavanda a las 4 horas que se mezcla con vetiver y picores de especiados al cardamomo con nuez moscada que se unen a la tonka manteniendo al fondo un cuerpo de resina y bosque oscuro cercano a cuero con repuntes de pomelo. A partir de las 6 horas la fragancia se enfoca en sándalo mezclado con ámbar, bajando la profundidad de las resinas más exóticas y mezclando parte del efecto de tonka con secos de vetiver retornando una impresión de manzana intercalada, comenzando con un alza del punto de pomelo que arrastra un picante de cardamomo con restos suaves de cuero y variantes del punto frutal del grano de tonka que brevemente llega a un mango suave hacia las 9 horas, estabilizándose a las 12 horas en granos de tonka de intensidad más baja con tintes de mango y damascos con una base especiada a la nuez moscada con cardamomo que desprende un aroma a menta. En fase final al superar las 24 horas el perfume incluye referencias mínimas de flores frías que se desprenden de un punto de damasco que demora en reenfocarse en granos de tonka a la primera olida, presentando tonos oscuros de verdes de bosque y madera parecidos a algunos rasgos de Ormonde Man de Ormonde Jayne combinados con los bizcochos de Fantasy de Britney Spears y algunas resinas de Fahrenheit Absolute de Dior.

La fragancia en líneas generales se siente correcto, moviéndose en rangos que van del especiado a las resinas determinando a nivel de diario una preferencia de uso invernal donde destaca una personalidad poco deportiva o dinámica y alineándose con un estilo semiformal serio. En oficina la fragancia mantiene su apego a una imagen pulcra, tendiendo a una personalidad algo madura y poco abierta a socializar en pasillo en una primera instancia, con las apariciones de pomelo relajando su presencia pero sin conseguir un buen efecto memoria en parte por una apariencia oscura central que reúne puntos de varias fragancias. En lo nocturno la fragancia saca provecho de una impresión oscura de resinas con especiados alineada con lugares de aire contaminado, pubs y casacas de cuero, favoreciendo salidas con amigos a nivel informal y semiformal, alejándose del segmento adolescente y sintiéndose simple en lo formal. En el caso romántico el aroma no parece pretender desarrollar intenciones de empatía o conquista con una proyección sensual, manteniéndose dentro del ámbito del disfrute personal. Rango de edad entre 30 y 60 años.

Black XS Potion pour Femme by Paco Rabanne

Este perfume del año 2014, que aparece en el mercado acompañado de una versión masculina, corresponde a una nueva serie de productos derivados de Black XS de la marca del diseñador Paco Rabanne, para los cuales ya existían referencias anteriores como Black XS L'Excès y L'Aphrodisiaque en los 2 años anteriores, con la variante Potion realzando a nivel conceptual la idea de una preparación aromática capaz de hechizar y enamorar por contacto a los hombres. El envase conserva la forma de botella curva de base estrecha diseñada para el primer Black XS, agregando en esta ocasión un baño en negro que cubre todo el frasco y ubicando al frente un decorado con forma de lacre en rojo donde aparece el nombre de la fragancia. En el sitio de Paco Rabanne sólo describen los conceptos propuestos para la línea Potion sin precisar sus notas aromáticas.

En partida la fragancia muestra una impresión débil de florales que sufren la interferencia de grupos terrosos y especiados similares a los presentes en la versión masculina de este mismo perfume, con una idea de rosa ácida que varía hacia flor de azahar al cabo de 5 minutos y luego tendiendo a magnolias ácidas que se sienten mejor definidas sobre los 15 minutos, siempre manteniéndose bajo una capa de pimienta rosada que crea efectos de madera y tallos de flores , llegando a los 20 minutos a un acabado más clásico que retoma la idea de rosas con flores blancas combinadas con la magnolia. En fase media a los 30 minutos el perfume conserva la mezcla de especiados con maderas menos pronunciadas y cercanas a tallos que apoyan un enfoque de flores clásicas sobre el cual parte de la magnolia tiende a ámbar con efectos de licor y jengibre que se aproximan a una mandarina licorosa con rasgos de pomelo fresco al cabo de 1 hora. A las 2 horas el perfume combina partes iguales de florales limpios con picores de especiados, con una mezcla que incluye participaciones de jazmín y fresias clásicas con rosas que dan un aporte tenue de frutales rojos que se mezclan con mandarinas ácidas en reemplazo de la magnolia, con tonos de jengibre, nuez moscada y pimienta rosada que rozan la canela de Opium de YSL, diferenciándose de esta última fragancia en un acabado más ácido que es complementado por un untuoso de ámbar, tendiendo a las 3 horas hacia líneas de aspecto más rosado que benefician mezclas de fresias alimonadas con frutales propios de rosas de jardín, conservando un aporte ácido que apunta hacia un cítrico que pierde precisión y se mezcla con las flores al igual que un especiado terroso que se solapa con el punto frutal cítrico y produce picores aislados, teniendo momentos de frutales maduros que se acercan a granos de tonka en la traza de naranja a las 4 horas. Sobre las 6 horas el perfume resalta una nueva línea de florales que se centra en un hilo jabonoso que deja atrás las tonalidades oscuras de madera y tallos, basándose en un jazmín con rosas y en reapariciones de magnolia con flores de azahar que absorben los puntos cítricos, retomando a las 9 horas las capas de madera y ámbar aprovechando una baja de intensidad de los florales que permite que ambas vetas queden a la par, teniendo también un alza de los especiados que aumentan la pimienta rosada asociada a tallos de flores y que por momentos llegan al nivel de un clavo de olor, estabilizándose el aroma a las 12 horas en rosas dulces y tibias con una componente de ámbar y de cítricos de naranja sobre un base de perfume más clásico y alimonado que toma porciones de jazmín, magnolias y lirios del valle. En fase final a las 24 horas el perfume combina al grupo floral dentro del especiado dando la idea de rosas clásicas de baja acidez y más aterciopeladas unidas a clavo de olor y pimienta rosada, con influencias clásicas como el final de S.T. Dupont pour Femme y I Love You de Molyneux pero con una capa de ámbar que incluye canela y frutos maduros basados en granos de tonka, perdiéndose el aporte de madera.

La fragancia propone en su centro un enfoque floral medianamente clásico que se apoya sobre puntos secos a la madera y capas de especiado con ámbar, con este último grupo enfocando al perfume hacia un uso de diario más invernal que cálido sin privilegiar un uso deportivo. En oficina la fragancia aprovecha las líneas secas que bordean un oriental para sustentar una imagen elegante y seria a nivel profesional, evitando las estridencias de vetas rojas adolescentes o de propuestas hirientes más comunes a nivel comercial, con una proyección que se aprecia a corta distancia pensando en reuniones con poca gente y consiguiendo un efecto memoria que está levemente sobre el promedio. A nivel nocturno el perfume saca provecho del aspecto oscuro para proyectar una imagen más cercana a lo misterioso, apoyándose en espacios limpios como los que rodean un evento tipo cena para destacar mejor a corta distancia, pudiendo dar una impresión seria o rígida en fiestas demasiado juveniles y perdiendo fuerza y complejidad en eventos formales o de gala. En lo romántico el perfume presenta niveles oscuros que no van por el lado de la conquista o la sensualidad, sintiéndose como un aroma que se desarrolla mejor para salidas elegantes en un ambiente de confianza con una pareja conocida. Rango de edad entre 25 y 50 años.