Realiza una Búsqueda

Agua Fresca de Mimosa Coriandro by Adolfo Domínguez

Esta fragancia del año 2019 es parte de un lanzamiento femenino doble que se suma a la línea de Aguas Frescas de la marca Adolfo Domínguez, donde Agua Fresca de Mimosa Coriandro combina un efecto chispeante y fresco centrado en flores de mimosa sobre un fondo sensual y especiado de semillas de cilantro al jazmín y madera. El envase sigue el diseño de botella de la línea femenina de Agua Fresca con un frasco alargado de caras planas y base cuadrada ligeramente más estrecha que la parte superior, llevando un gradiente de amarillo en la base que asciende a tonos más transparentes y cambiando el colgante con la etiqueta del nombre de la fragancia por una cinta enlazada en la zona del gollete. En el sitio de Adolfo Domínguez describen a esta fragancia con las siguientes notas: bergamota, limón, pomelo, mimosa, jazmín, semillas de cilantro, cachemira y musk

En partida el perfume se siente delicado con un comienzo atalcado al limón e iris que incluye a los 5 minutos una línea cremosa floral de presencia clásica y que se acerca a los 10 minutos a un jazmín fresco, conservando todavía en este punto la línea de iris que comienza a descender a la base a los 15 minutos quedando como un efecto graso que trae unos recuerdos vagos de Flower de Kenzo e Infusion d'Iris de Prada al rondar los 20 minutos. En fase media a los 30 minutos la fragancia incrementa la sensación grasa del iris que se vuelve más tibia y con una aproximación a la nota de musk usada en la línea de Narciso Rodriguez, manteniendo un centro alimonado floral fresco y femenino a modo de un perfume juvenil clásico y reteniendo una apariencia de agua floral al polen al llegar a 1 hora de aplicado. Al pasar de las 2 horas el aroma agrega una sección tibia que no llega a vainilla pero que tiene aproximaciones a aromas de bronceador y arena caliente combinado con un iris graso que relega la mayoría de las notas cítricas a un lirio del valle delicado y verde que gira rápidamente a una infusión verde de cáscara de limón secundaria, resaltando a las 3 horas una mimosa luminosa con aportes altos de musk que dejan una impresión limpia de aroma de piel seguido de secundarios florales también limpios con un fondo amaderado suave que se asume como un aporte de las semillas de cilantro pero en un formato de jabón, tomando a las 4 horas un matiz más alimonado y atalcado al polen que combina jazmines, lirios del valle y mimosas con una base alta de musk. A las 6 horas el perfume se vuelve más receptivo y ligeramente infantil al incluir en el acabado de talco una nota de violetas en paralelo a una línea de musk intenso que se aproxima a los efectos limpios de White Musk de Monotheme y de algunas fragancias neutras de Natura reteniendo un frescor de iris tipo Infusion d'Iris de Prada, destacando a las 9 horas una faceta limpia que acerca el aroma a notas de jazmín como en una loción de cuerpo todavía potenciada por una base alta de musk y puntos de mimosa que vuelven a traer conceptos de ámbar, bronceador y playas, resaltando a las 12 horas un acabado elegante en la línea de Narciso Rodriguez con notas de jabón y fondos fríos pero limpios de tallos amaderados. En fase final a las 24 horas la fragancia toma un matiz más silvestre donde los puntos dulces de mimosa se vuelven más toscos y verdes avanzando en líneas de ámbar y madera, elevando aportes secundarios de la familia del jazmín y el iris que retienen una idea de loción de cuerpo cruzada con amargos de cáscaras cítricas.

El perfume destaca por ser una propuesta limpia y optimista con aires inocentes que mantiene una sensación de frescor de salida de ducha, a nivel de diario teniendo una primera orientación a épocas de primavera y verano aceptando algunas actividades deportivas urbanas. En oficina el aroma se siente sencillo y minimalista con un aire empático y receptivo que encaja en conversaciones con colegas cubriendo el segmento informal y semiformal con un efecto memoria bueno debido a la forma particular que se presenta la nota de mimosa en torno a aromas de playa. En el caso nocturno la fragancia puede hacerse notar en espacios limpios recurriendo a sobreaplicaciones y pensando en un escenario de climas cálidos pasando por los niveles informal y semiformal, pero sintiéndose sencillo en lo formal. En lo romántico la nota de musk y las vetas tibias de la mimosa se sienten atractivas dejando una sensación inocente e involuntariamente sensual a la vez, tanto en salidas con pareja conocida como en conversaciones sociales. Rango de edad entre 20 y 60 años.

Azzaro Sport by Azzaro

Este perfume del año 2020 es un nuevo lanzamiento masculino de la casa francesa Azzaro que se ubica junto a otras propuestas más independientes de la marca como Decibel, Club y Solarissimo, con Azzaro Sport conservando un estilo centrado en conceptos de mar y del Mediterráneo heredados de su fundador Loris Azzaro, destacando un aroma con una característica central acuática con componentes cítricas. El envase considera un diseño de botella cilíndrica en vidrio transparente con detalles de color rojo como el tapón y una franja vertical en la botella que está por encima de un diagrama que recuerda una rosa de los vientos, manteniendo el recuerdo e influencia del estilo marino de la marca. En el sitio de Azzaro no aparecen referencias a este nuevo producto, sin que se tenga un listado oficial de sus notas.

En partida la fragancia plantea una combinación ligera de notas al calone y melón verde de aspecto frío donde se cruza un tinte limpio de lavanda que evoluciona a los 5 minutos hacia un ámbar gris de acabado floral y astringente, sumando a los 10 minuto un hilo cítrico que se acerca a los 15 minutos a una naranja dulce de presencia breve y que a los 20 minutos vuelve a combinarlos con un amargo de ámbar gris que se siente limpio agregando un nuevo tono de vainilla. En fase media a los 30 minutos el perfume mantiene el dominio de una sensación acuática de calone que incluye partes más densas de melón verde que apagan la lavanda y crean una inclinación marina a salvia y pimienta, desarrollando el fondo de vainilla que se vuelve más tibio y que en combinación con la línea de salvia producen a 1 hora la impresión de un grano de tonka apagado. Sobre las 2 horas el perfume se siente más frío manteniendo un centro marino con mayor presencia de bayas de enebro que reemplazan a las notas de salvia y fondos de pimienta conservando un hilo verde de calone, focalizándose a las 3 horas en un centro oscuro de musgo, cuero húmedo, enebro y calone con secciones a la nuez moscada y frescores de agua cítrica que están entre una cáscara de naranja, bergamotas y flor de azahar, focalizándose a las 4 horas en un acabado marino mucho más marcado en tonos de ámbar gris que tienen un residuo entre musgo y cuero mojado conservando complementos de enebro y calone al melón verde. Al pasar de las 6 horas el aroma mantiene una buena intensidad pero siguiendo una estructura compacta y algo genérica de enebro turbio con tallos amaderados al pachulí y líneas verdes de lavanda mentolada de presencia acuática, recordando a las 9 horas a matices de otros perfumes como la sección acuática de To Be Rebel de Police, grupos de enebro con un fondo de licor de tonka como en Pepe Jeans for Him y un punto marino tosco como el de Kenzo pour Homme de 1991, dando a las 12 horas una mejor precisión en la nota de tonka que se mezcla con tonos amargos de la familia del ámbar gris. En fase final a las 24 horas el perfume baja su intensidad centrándose en una nota alta de bayas de enebro con frescores verdes secundarios que le dan una apariencia viva que recuerdan una versión simplificada y más alegre de Eternity de Calvin Klein, sumando en el fondo residuos frutales imprecisos junto con maderas y especiados que le dan un acabado de jabón.

La fragancia sigue un estilo discutible, en parte proponiendo notas amargas y marinas que giran en salvia y ámbar gris que la hacen sentir genérica, pero con el paso de las horas resaltando una nota de enebro más viva y llamativa que no consigue romper la sensación de aroma conocido pero que aporte un frescor más dinámico que crea un agrado personal al usarla, a nivel de diario apegándose a un escenario de primavera y verano teniendo rasgos deportivos refrescantes. En oficina el aroma puede que no llama la atención por el lado profesional al tener rasgos ya desarrollados durante décadas por otros productos, pero acompañando el desarrollo del día a día como un apoyo personal no necesariamente elegante y apegado a lo cotidiano, cubriendo el segmento informal con un efecto memoria bajo la media. En el caso nocturno el aroma tiene presencia suficiente para acompañar a un público informal a actividades como fiestas o idas a pubs agregando una carga importante de calone para dar una sensación de aroma relajado en noches de verano, sintiéndose como un aroma más bien deportivo o cotidiano que no alcanza a encajar en eventos semiformales o formales. A nivel romántico la fragancia tiene un acabado funcional que no parece tener proyecciones de ideas de conquista o sensualidad, entendiéndose como un perfume de disfrute personal. Rango de edad entre 20 y 60 años.

La Vie Est Belle Intensément by Lancôme

Este perfume del año 2020 se agrega a la serie de ediciones de La vie est belle que se han desarrollado desde la aparición del original en el 2012 sumándose a otras versiones intermedias como En Rose, L'Eclat L'Eau de Parfum y L'Eau de Toilette Florale, con Intensément incluyendo un nuevo centro aromático basado en iris. El envase mantiene el diseño de botella del primer La vie est belle de base gruesa, incluyendo como nuevos detalles un líquido de color rosado intenso y un lazo bajo el spray del mismo color. En el sitio de Lancôme señalan que las notas principales de este producto son: jazmín, iris rojo, vainilla roja, sándalo y frambuesas.

En partida la fragancia comienza con un acabado ligeramente terroso donde destaca un fondo de pachulí que asciende a los 5 minutos pero sin tener el enfoque frutal de la versión original de La vie est belle, surgiendo en torno a los 10 minutos pequeños brillos ambientales de fruta roja que lentamente superan al pachulí relegándolo a los 15 minutos a un aporte más polvoso, dejando a los 20 minutos la idea de un aporte de iris atalcado ligeramente metálico que arrastra un fondo de madera. En fase media a los 30 minutos el perfume presenta un cambio en su estructura desarrollando una capa superior mucho más picante cercana a una pimienta y que rápidamente se aproxima a cedro y aromas de sacapuntas de lápices grafito, decantando estas sensaciones en un pachulí de presencia más verde que ronda el estilo de un vetiver con oscilaciones a cuero y cacao, llegando a 1 hora con una evolución del punto de cacao a una vainilla de acabado polvoso que incluye vetas verdes de madera todavía cercanas a vetiver con un nuevo aporte jabonoso de jazmín. Al llegar a las 2 horas el perfume incrementa notablemente su presencia ambiental con un aroma que sigue una estructura parecida a la del primer La vie est belle pero con un pachulí más polvoso, verde y tosco con rasgos masculinos que llega a niveles intrusivos similares a los de Angel de Mugler junto con aportes secundarios de un iris metálico y que en conjunto son compensados a corta distancia por una fruta roja ácida a la frambuesa en un formato oscuro con madera tostada a la almendra, siguiendo un desplante oscilante de alta presencia que se mesura a las 3 horas rebajando la agresividad del pachulí y aumentando el aporte de frambuesas que se sienten más jugosas y ácidas repitiendo una impresión de madera con cuero que tiene residuos de cacao, mejorando notablemente el aroma a las 4 horas apagando la potencia de la veta de pachulí verde que se mantiene a corta distancia pero enmascarada por tonos tostados que se proyectan como caramelo y tintes de café en grano con un dejo más apagado de fruta. Al pasar de las 6 horas el perfume adquiere un acabado más seco y tostado con persistencia de un polvoso de pachulí menos verde y menos punzante con alzas de vainilla tibia y maderas donde se repite una sensación de café tostado y residuos de fruta perceptibles a nivel ambiental, combinando a las 9 horas ideas de La Nuit Trésor de la misma marca en las referencias a un pachulí frutal con fondos de cuero, vainilla y cacao pero diferenciándose en una veta cremosa de madera con mayor proporción de tostados de almendra, destacando a las 12 horas un pachulí polvoso parecido al de Angel de Mugler pero con una acidez basada en grosellas rojas en lugar de piña y con una mayor proporción de tostados en la base que tienden a granos de tonka. En fase final a las 24 horas el perfume reduce su potencia manteniéndose en una línea de madera tostada con un pachulí verde secundario que en conjunto producen una impresión de caramelo quemado con café, apagándose la mayoría de los aportes frutales que se sienten parte de una nota de grano de tonka con escapes de frambuesa oscura.

La fragancia tiene un comienzo difícil con un desplante ambiental alto de pachulí que puede volverse fácilmente molesto y que determina a nivel de diario una preferencia de uso invernal dominada por secciones oscuras de madera y acaramelados complementarios, con la composición apartándose de un enfoque funcional deportivo. En oficina el aroma requiere mesura en su aplicación destacando un tono de pachulí acaramelado que se siente como un intermedio entre un clon de Angel de Thierry Mugler y La Nuit Trésor de Lancôme, cubriendo el segmento informal y semiformal con un efecto memoria bueno determinado por la potencia del perfume pero que guarda rasgos similares con otras propuestas que siguen el patrón de pachulí acaramelado con frutas. En el caso nocturno la fragancia tiene mejores posibilidades de expresarse con una intrusividad que supera la contaminación ambiental y que se adapta tanto a actividades informales jóvenes como eventos semiformales invernales, con el grupo acaramelado sin parecer tener una inclinación hacia el lado formal. En lo romántico las secciones de acaramelados en la base se sienten gratos e incluso sensuales, pero quedando restringidas al menos durante dos tercios de su evolución por el dominio de la veta de pachulí, apuntando a ser un aroma de disfrute personal. Rango de edad entre 20 y 60 años.

Uomo Signature by Salvatore Ferragamo

Esta fragancia del año 2018 es la tercera edición que se prepara sobre la línea Uomo de la marca Salvatore Ferragamo, siguiendo a los lanzamientos de Uomo del 2016 y de Uomo Casual Life del 2017, con Uomo Signature tomando un giro más oscuro y elegante apelando a una nueva composición que deja atrás el tono de tiramisú del que rescata sólo la nota de café que combina con un centro de cuero. El envase usa la misma botella que se diseñó para la versión original de Uomo, con un frente plano y costados verticalmente cóncavos que contienen las letras de la palabra Ferragamo, con toda la botella siendo de color negro. En el sitio de Ferragamo no entregan una descripción precisa del aroma, sin que se cuente con un listado oficial de sus notas.

En partida la fragancia se siente más oscura que la versión original de Uomo de Ferragamo presentando una característica de cuero y fondos de musgo combinados con incienso, granos de tonka y un hilo independiente de café tostado que se hace presente a los 5 minutos de aplicado, sosteniendo a los 10 minutos un acabado clásico en cuero y granos de tonka con persistencia de un fondo de incienso que pasa a los 15 minutos por un tinte dulce de aquilaria, resaltando a los 20 minutos una presencia más plástica centrada en resinas que combinan ámbar y olíbano con tonka y grupos de madera seca con inclinaciones especiadas. En fase media a los 30 minutos el aroma sigue ascendiendo sobre una línea de madera seca y polvosa con sustento de resinas que tienen variaciones a cacao, destacando a 1 hora un nuevo punto más preciso de pachulí con resinas unisex y un picor amaderado a la nuez moscada con inclinaciones a vetiver. A las 2 horas el perfume se suaviza girando en un centro dominante de granos de tonka dulces mezclado con un ámbar fresco y fondos atalcados de café tostado con nuez moscada insinuando un tono fresco entre vainilla, musk y bergamota, volviendo por momentos a las 3 horas el acabado de cuero en un formato ligero que se confunde con cacao con persistencia de un punto dulce que cae de tonka a ámbar, mostrando a las 4 horas una tonalidad ambiental que se siente como un perfume clásico de los años 80 en maderas dulces con un hilo central fresco entre bergamota y lavanda con fondos de tonka y vainilla donde regresa la nota de cuero en un formato de tierra especiada. A las 6 horas la fragancia adquiere una tonalidad más húmeda donde recupera las notas de café tostado pero las combina con líneas frescas de bosque y madera apagando el aporte de granos de tonka en favor de cacao con hilos más verdes que están entre lavanda, mentol de cardamomo y pachulí rescatando un punto breve de pulpa dulce de fruta neutra que oscila entre duraznos, melón amarillo y naranja, incrementando a las 9 horas los efectos de picor especiado que pasan por una pimienta ligera al jengibre con fondos de nuez moscada reforzando una versión más seca del grano de tonka a la bergamota que sigue asociado a un tibio de ámbar, recuperando a las 12 horas algunos conceptos de postre de su predecesor al mostrar un tono de caramelo de efecto licoroso con granos tostados de cacao y café mezclados con maderas aromáticas y fondos de cuero seco al musgo, conservando la impresión de un aporte clásico de incienso. En fase final a las 24 horas el perfume se apega a un estilo oriental limpio de los años 90 destacando una veta de granos de tonka ligeros con inserciones de cáscaras de cítricos apagados que se sostienen sobre una base de madera especiada con puntos altos de pimienta y cardamomo, distinguiéndose presencias de nuez moscada, musgo, cuero fresco, vainilla seca, residuos verdes de lavanda y ámbar.

Al hacer una comparación con la versión original Uomo, esta edición se siente más seria al no repetir el juego de aromas de postre de tiramisú pero a cambio entregando un aroma sólido en presencia y más terrestre que se inspira en rasgos de perfumería clásica masculina, trayendo recuerdos del estilo oscuro de La Nuit de L'Homme de YSL, Bulgari Man in Black, L'Instant de Guerlain pour Homme y Armani Code Absolu, teniendo una buena proyección ambiental con una tonalidad que gira en resinas y madera que determinan a nivel de diario un uso preferentemente invernal y no deportivo. En oficina la fragancia tiene personalidad insinuando cierta madurez en un público demasiado joven, cubriendo el segmento informal, semiformal y rondando lo formal con un efecto memoria bueno que se sostiene en un centro cálido de buena proyección ambiental y estable en el tiempo. A nivel nocturno la fragancia saca provecho de sus notas oscuras para plantear una imagen misteriosa en fiestas informales, reuniones en pubs y eventos semiformales tipo cenas, siendo además un buen complemento formal de invierno en bodas y ceremonias. En lo romántico las secciones cálidas de cacao y tonka salen del promedio de las fragancias contemporáneas de corte licoroso creando curiosidad por un estilo más sólido y clásico con guiños seductores que se asocia a una imagen más bien adulta que juvenil, tanto en conversaciones sociales como en salidas con pareja conocida. Rango de edad entre 25 y 60 años.

Uomo Casual Life by Salvatore Ferragamo

Este perfume del 2017 aparece en el mercado al año siguiente del lanzamiento de Uomo, con esta fragancia mostrando un giro con respecto a su antecesor al apegarse a un perfil más refrescante y energético repitiendo una filosofía de disfrute similar a la del título de F by Ferragamo Free Time del 2011. El envase mantiene el diseño de botella creado para Uomo consistente en un frasco de vidrio de caras frontal y posterior planas y costados verticales curvados donde aparecen las letras de la palabra Ferragamo, destacando en esta ocasión un vidrio transparente en tono celeste con costados y tapón en gris. En el sitio de Salvatore Ferragamo no describen en detalle a este producto, sin que se tenga un listado oficial de sus notas aromáticas.

En partida la fragancia tiene un inicio fresco que combina impresiones de calone y pomelo con pequeños indicios a los 5 minutos de un tono marino más marcado al ámbar gris pero que no asciende y se mantiene dentro de un acabado acuático, surgiendo a los 10 minutos un punto curioso de cacao de baja calidez y que no afecta el frescor de la fragancia, el cual decae por un momento a los 15 minutos sosteniendo un tinte principal de calone y melón cítrico para dar paso a los 20 minutos a una nota de café tostado levemente dulce que recuerda el tiramisú de Uomo. En fase media a los 30 minutos el aroma incrementa la sección dulce bajando el acabado acuático y resaltando conjuntos de frutas neutras que aportan un punto de azúcar a la nota de café ahora un poco más amadaderada y al ámbar, llegando a 1 hora con una combinación de talco de gamuza con un cítrico dulce basado en limones y un aromático licoroso suave de café. A las 2 horas la fragancia adquiere tintes marinos suaves al pomelo recordando una versión polvosa de Allure Homme Sport o Allure Homme Edition Blanche de Chanel donde la nota de café se siente como una madera salada con algunos puntos altos de agua basada en hojas de violeta, mostrando a las 3 horas algunos rasgos marinos adicionales que van por salvia y pomelo amargo con reducción del punto de café que se comporta como un atalcado tibio de madera tipo molécula de cashmerán, elevando a las 4 horas las sensaciones punzantes de un pomelo más verde que superan al café y las vetas oceánicas. Sobre las 6 horas la nota de café vuelve a surgir pero de una manera tibia y con la combinación de notas aproximándose al estilo cálido de Very Irrésistible for Men de Givenchy abriendo parte de las notas marinas a lavanda y con el resto de los aportes oceánicos recuperando la tonalidad de gamuza en un formato levemente salado al pomelo, compactándose el aroma a las 9 horas en torno a matices de madera con pequeños aportes especiados y una persistencia fresca en el fondo que combina un pomelo apagado con notas acuáticas, apareciendo a las 12 horas una variante al enebro del tono acuático con cambios en el fondo de café que toman una apariencia de musgo al cuero. En fase final las 24 horas el perfume se siente ligeramente licoroso en una combinación de lavanda fresca suavemente anisada con un fondo de granos de tonka muy suaves al ámbar, perdiendo la mayoría de las referencias marinas que quedan contenidas en una nota secundaria de naranja.

La fragancia guarda pocas relaciones con su predecesor Uomo al plantear un aroma de corte acuático mesurado que tiene sólo una nota constante de café que se repite, pero que ofrece un comportamiento a la madera que difiere del efecto de postre de tiramisú propuesto por Uomo, a nivel de diario sintiéndose como un perfume refrescante y relajado de estilo atemporal y que soporta actividades deportivas mesuradas. En oficina el aroma evita caer en el segmento de las fragancias marinas sobrecargadas a vetas amargas, teniendo puntos notorios de salvia e inicios al ámbar gris pero que son controlados por un fondo más tibio y luego mezclándose con líneas cítricas, a nivel de diario cubriendo el segmento informal y semiformal con un efecto memoria que está sobre la media gracias al fondo de maderas con café. En el caso nocturno el perfume tiene suficiente cuerpo para mostrarse en eventos informales de edad amplia aunque tiene un rasgo elegante que permite un mejor desplante en situaciones semiformales de verano, destacando una idea relajada y no compleja con la que rehuye del lado formal. En lo romántico el aroma es grato y acogedor aunque por momentos cruzándose con vetas marinas y clásicas que frenan la posibilidad de ser una propuesta seductora, teniendo potencial como perfume de salidas con pareja conocida. Rango de edad entre 25 y 60 años.